Viaje imaginario, segundo día

SEGUNDO DIA -29 de agosto, domingo-

A las 8 de la mañana ¿quién lo podría creer?, en Buenos Aires son las dos de la madrugada. Nos tentamos en dormir un poco más, además teniendo en cuenta la grapa de anoche, pero el tiempo nos apremia. Tenemos pocos días para ver muchas cosas.

Sentadas en el balcón que da hacia el Palacio de Cultura saboreamos nuestro primer café del día, observamos algunas personas mayores que ya están con el periódico en la mano, sentados plácidamente, leyendo las últimas noticias. Pasa un grupo de jóvenes que por su aspecto están volviendo de alguna fiesta y las chicas llevan los zapatos de taco alto en la mano. Nosotras hacemos planes. Primero tenemos que conseguir un abono por tres días para desplazarnos por la ciudad.

El precio de un pasaje para un solo viaje en transporte terrestre es de 1,60 BGN (1 dólar). El pasaje se puede comprar en los puntos de venta del Centro de Movilidad Urbana, en las cajas en las estaciones de metro, en los puntos de la lotería y en las sucursales de Correos de Bulgaria en Sofía. El pasaje de un viaje debe perforarse inmediatamente después de subir al vehículo y es válido solo para el vehículo en cuestión. El precio del pasaje nocturno, para todas las líneas de transporte nocturno es de 2 levas y el conductor lo puede vender.

Transporte público

Los siguientes abonos para viajes en transporte público también se pueden adquirir en los puntos de venta del Centro de Movilidad Urbana:

• Pasaje  diario para todas las líneas de transporte terrestre y subterráneo en papel – precio 4 BGN; (la tarjeta no incluye transporte nocturno); Se puede comprar un pasaje diario para todas las líneas de transporte terrestre y subterráneo en línea a través del portal de Internet del Centro de Movilidad Urbana: https://webportal.sofiatraffic.bg

• Tarjeta electrónica diaria para todas las líneas de transporte terrestre y subterráneo – precio 4 BGN, se pagan 2 BGN adicionales por el medio electrónico; (la tarjeta no incluye transporte nocturno);

• Tarjeta electrónica de tres días para todas las líneas – precio BGN 10, BGN 2 extra para el operador electrónico; (la tarjeta no incluye transporte nocturno); Se puede comprar un pasaje de tres días para todas las líneas en línea a través del portal de Internet del Centro de Movilidad Urbana: https://webportal.sofiatraffic.bg

Transporte público

 Nosotras optamos por la siguiente opción:

• lista de los sitios comerciales del Centro de Movilidad Urbana – www.sofiatraffic.bg/bg/transport/punktove-za-prodazhba-na-prevozni/p/1

Mapa de Sofia. Por 20 BGN, el cliente recibe una tarjeta electrónica de tres días (tres días calendario consecutivos) para viajes ilimitados con todas las líneas de transporte público en el territorio de Sofía. El primer día calendario se selecciona en el momento de la compra. Sofia Card también ofrece descuentos en museos, galerías, tiendas, centros deportivos, restaurantes y entretenimiento. El cliente recibe un catálogo de los sitios que ofrecen descuentos, un mapa con puntos de referencia sobre cómo llegar a ellos y un mapa-esquema de las líneas de transporte en la parte central de la ciudad.

Se puede obtener información detallada sobre el mapa de Sofía en el sitio web del Centro de Movilidad Urbana – https://www.sofiatraffic.bg/bg/transport/1082/karta-sofiia o por teléfono 0700 13 233

La tarjeta Sofia se puede comprar en las siguientes cajas del Centro de Movilidad Urbana: Plaza Banski, calle Ekzarh Yosif; Bulevar “Princesa María Luisa” №86; Plaza Vazrazhdane; Vasil Levski Blvd.; Estación de metro NDK; Estación de metro Serdika; Estación de metro de la Universidad de Sofía “St. Kliment Ohridski ” Estación de metro de la Unión Europea ”; Terminales 1 y 2 del aeropuerto de Sofía.

Puede obtener información detallada sobre la tarjeta Sofia llamando al 0700 13 233

Transporte público

En la ciudad de Sofía en el intervalo entre las 00:00 y las 04:00 hay 4 líneas de autobús – transporte público nocturno. El precio de la tarjeta para todas las líneas de transporte nocturno es de 2 levas.

Transporte público

Podemos comprar nuestro pase por internet y tenerlo como aplicación en el teléfono, pero optamos hacerlo en la estación del subte de la línea 2 del Palacio de Cultura ya que es el punto donde tomamos el subte.

Ya tenemos nuestra tarjeta electrónica para viajar ilimitadamente por toda la ciudad. Y aunque es solo una estación y ayer caminamos todo el trayecto, nos tomamos el subte, hay que aprovechar el abono.

En Sofía el primer tramo del subterráneo fue inaugurado en el año 1998. Actualmente cuenta con cuatro líneas, 69 estaciones y un recorrido de 75 kilómetros. La red de subterráneos se sigue agrandando. Bajamos en la Primera estación – Serdika. Acá se cruzan dos líneas y ésta es  la más profunda de todas las estaciones– 28 metros. En ésta estación en 12 vidrieras se exponen objetos  de  8 mil años de antigüedad aproximadamente encontrados durante las excavaciones.

Estación Serdica

Saliendo del subte nos encontramos sobre el primer paso  peatonal bajo tierra que se inauguró en Sofía. Hoy es toda una plaza y es una  de mis preferidas, porque en sus alrededores hay muchísimos  negocios de artesanía. Es un lugar  de visita obligatorio para todos los turistas que visitan la ciudad.

IGLESIA SVETA PETKA

Sveta Petka

En el medio se encuentra la iglesia “Santa Petka Samardzhiyska”. La iglesia lleva el nombre de Santa Petka Ikoniyska en la época otomana, ya que el barrio de los Samardzhii se encontraba cerca en ese momento. La santa es su patrona.

El templo es de una sola nave y está parcialmente excavado en el suelo. Las paredes están hechas de ladrillos y piedras y tienen un metro de espesor. El iconostasio está hecho por maestros de Debar. Hay varias capas de frescos, de los siglos XIV, XV y XVI.

La última capa es obra de Santo Pimen Zografski. La restauración del templo se realizó en los años 70 del siglo pasado. El escritor Nikolai Haitov apoyó la tesis de que el cuerpo del Apóstol Vasil Levski ((1837-1873)  fue enterrado en la cripta de la iglesia. Esto no ha sido probado y la controversia continúa girando. La gente dice que un poder superior protege el templo de la destrucción a lo largo de los años. La Iglesia no fue demolida durante la época de Dimitar Petkov, cuando las iglesias fueron demolidas para enderezar las calles. Aparte de “St. Petka Samardzhiyska”, tampoco fue demolida la rotonda “San Jorge”.

Tras el establecimiento del orden socialista, hasta 1992 la Iglesia no funcionó. Ha sido convertido en monumento cultural y museo y no se  permitía entrar. Ésto ha jugado en gran medida un papel positivo en la preservación de los murales restantes. La Iglesia adquirió su aspecto actual en el siglo IX.

Sveta Petka

Seguimos el recorrido. Breve mirada a los negocios de artesanías, algunos recién están abriendo. Acá podemos comprar alguna camisa o camisón bordado, muñecas típicas hechas manualmente por artistas y toda la gama de productos a base de aceite de rosa. No nos tentemos ahora. Cuando volvamos si. Pero anotemos algunos precios para poder comparar con otros lugares durante el viaje.

Souvenirs

PLAZA INDEPENDENCIA – LARGOTO

Se puede decir que estamos en pleno centro de la ciudad. La plaza Independencia tiene 200 metros de largo y 50 de ancho. Esto es arriba. Nosotros  caminamos abajo  por adoquines de calles romanas de hace 2000 años.

Plaza Nezavisimost

Arriba hay un complejo de edificios administrativos de estilo estalinista. Son notables y se destacan por su simetría de espejo. Hasta el día de hoy, estos edificios impresionan por sus hermosas proporciones, aunque según los estándares arquitectónicos modernos parecen viejos y anticuados.

Durante los bombardeos de 1943-1944. Sofía quedó destruida. En  9 de septiembre de 1944 un nuevo régimen llegó al poder, la capital necesitaba un nuevo centro. Debe tener enormes e impresionantes edificios gubernamentales y municipales que personifiquen la nueva era política. Se ha elegido el lugar ideal: el nuevo centro de Sofía se construye sobre los cimientos del antiguo, en el emblemático de los adoquines amarillos de la capital.

Hoy, los edificios de la Asamblea Nacional 2 (antigua Casa del Partido), el Consejo de Ministros y la Presidencia forman la Plaza de la Independencia, extra oficialmente llamada Largoto. Debido a su forma y la importancia de estos edificios, a menudo se le ha llamado el “Triángulo del Poder”.

Sofía es única porque su centro ha conservado su lugar desde la antigüedad hasta nuestros días. Estamos bajo  las cúpulas de cristal del Largoto que  cubren parte del gran complejo cultural y de comunicación antiguo “Serdika”.

Allí, estamos  caminando sobre el auténtico pavimento de una de las dos calles principales de la antigua Serdica decumanus maximus, que conectaba las puertas este y oeste de la ciudad. Los restos arqueológicos se pueden ver en la otra parte del complejo, que continúa bajo el boulevard Maria Luisa.

Largoto

Largoto tiene la antigua sensación de que sus pies están en 2.000 años de historia.

Durante las excavaciones se restauró parte de la columnata de la calle ancha.

Y si aún no está claro si en un futuro previsible habrá restos del palacio del siglo IV del emperador Constantino (hay indicios de que probablemente esté debajo del Hotel Sheraton), alrededor de la calle principal se pueden ver restos residenciales conservados de la ciudad romana.

En el suelo se encontraron partes originales del alcantarillado, suministro de agua y calefacción por suelo radiante de las casas. Los antiguos habitantes de Serdica solían calentarse con agua mineral caliente, que brotaba en varios lugares del centro de la ciudad, y el sistema de abastecimiento de agua estaba construido con tuberías de plomo.

Los restos de viviendas antiguas sugieren que alguna vez fueron de forma rectangular y con un patio en el medio, y en los lados estaban rodeadas de columnas y arcos. Probablemente fueron construidas en el siglo IV-VI, pero también estuvieron habitadas en la Edad Media.

Hasta ahora, los arqueólogos han desenterrado varias iglesias, cuyos restos aparecieron durante las excavaciones del metro. Dos son cristianas primitivas, y una es probablemente la más antigua de Serdica; esto se sugiere por los materiales de construcción y la construcción en sí. Lo más emocionante es que se han conservado partes de los frescos, aunque las cabezas de las figuras en ellos no son visibles y no está claro si son gobernantes o santos.

Largoto

 En todo este barrio en los siglos XVI y XVII hubo alrededor de 40-50 templos cristianos, que estuvieron activos durante el período otomano de nuestra historia. El conjunto Serdika incluye dos calles de la época romana (siglos IV-VI), restos de una residencia, siete edificios residenciales, mosaicos multicolores. Se cree que bajo “Sveta Nedelya ” deberían estar las ruinas de la administración del distrito, cuando Serdica era el corazón del interior de Dacia.

Un escenario para teatro, conciertos y otros eventos con capacidad para mil personas se forma justo debajo de la cúpula de vidrio principal que cubre el Largoto entre el presidencia y el Consejo de Ministros. La parte trasera del escenario, que está delineada solo en un color más oscuro en las baldosas, son los restos de la antigua Serdica.

Plaza Nezavisimost

Salimos en la otra punta de la Plaza Independencia. Justo donde está la entrada del edificio de la Presidencia. Ahí  hay guardia las 24 horas y a las 12 del mediodía se cambia. El ritual es muy pintoresco y lo queremos filmar. Pero ahora, que son las 10 de la mañana abre sus puertas el Museo Nacional de Arqueología. Ahí vamos. Hoy es el último domingo del mes y la entrada es gratuita para todos. Si no, la entrada es de 10 levas (unos 5 euros)

MUSEO NACIONAL DE ARQUEOLOGÍA

Museo de Arqueología

El edificio del Museo Nacional de Arqueología es una antigua mezquita, conocida como la mezquita Buyuk. Fue construida en el  siglo XV. Este es uno de los edificios conservados más antiguos de la actual Sofía. Fue construido por iniciativa de Mahmud Pasha, Gran Visir de la época del Sultán Mehmed II el Conquistador (1451-1487). La construcción de la mezquita duró más de 40 años. Se completó en 1494, después de la muerte de Mahmud Pasha.

Desde su construcción hasta el siglo XIX, la mezquita Buyuk fue uno de los edificios públicos más importantes de la ciudad. Los generales locales a veces se reunían allí antes de la marcha. El templo existió en su forma original hasta el siglo XIX, cuando fue dañado por dos terremotos sucesivos. El minarete cayó sobre uno de ellos. Esto es aceptado por las autoridades otomanas y los creyentes como una señal. La mezquita dejó de usarse como tal y fue abandonada; durante la Guerra de Liberación (1877-1878) el templo abandonado sirvió como hospital de campaña.

Tras el final de la guerra, debido a su céntrica ubicación y gran superficie, el edificio se destinó, inicialmente de forma temporal, a la conservación de antigüedades culturales. En 1892, por decreto del príncipe Ferdinando, fue trasladado oficialmente al nuevo Museo Nacional. Durante el bombardeo estadounidense de Sofía en 1944, el edificio sufrió daños importantes: partes de él fueron destruidas, así como parte de los archivos y la documentación.

Las piezas expuestas en el Museo Arqueológico tienen un alto valor artístico y científico-histórico. Este es probablemente el Museo arqueológico especializado más rico de los Balcanes.

El Museo está dividido en cuatro salas. En la planta baja se encuentra la Sala prehistórica. En el primer piso en la sala Trezor se exponen objetos de gran valor artístico e histórico. En el centro está la sala Central que abarca parte de los dos pisos y se pueden apreciar objetos desde los tracios hasta la época medieval y por ultimo esta la sala Medieval.

¡Hay tanto para ver en este museo!

Aquí se almacenan algunos de los primeros objetos que dan testimonio de la presencia humana en los Balcanes y en Europa, que se remontan a un millón y medio de años.

Entre los hallazgos más interesantes que se guardan en los fondos del museo está el famoso tesoro dorado de Valchitrán, que data de fines del segundo milenio o fines de la Edad de Bronce, así como hallazgos relacionados con el desarrollo de la cultura tracia. Entre ellos se encuentra una de las obras maestras de la escultura antigua: el retrato de bronce de la cabeza de Seuthes III, descubierto en el montículo Golyama Kosmatka cerca de Kazanlak. Nosotros estaremos ahí el sábado que viene.

Museo de Arqueología

No podemos dejar de mencionar la máscara dorada del montículo Santa, también asociada con un influyente gobernante tracio, y otros ejemplos de joyas y toréuticas tracias.

La colección de la época prehistórica es rica e interesante, desde el Neolítico y las épocas de Piedra-Cobre, o VI y V milenios, así como los monumentos de la época romana, incluida la Serdica (actual Sofía). Aquí está la roseta de Pliska, uno de los emblemas de la Alta Edad Media búlgara, y el ícono de cerámica de San Teodoro, que fue restaurado hace dos años. Pero estas son solo algunas de las cosas. La colección es muy rica y presenta el desarrollo milenario de las tierras búlgaras, diferentes culturas que interactúan, se desarrollan y dejan sus huellas hasta nuestros días.

A las 12 menos cinco salimos del Museo. Es la hora del cambio de la guardia y no lo queremos perder.

Cambio de guardia

Caminamos pocos metros por la calle “Legué” y doblamos a la izquierda, 50 metros más y entramos en el espacio rodeado de los edificios de la Presidencia y la Vicepresidencia, el Ministerio de Educación, la Agencia Estatal para los Búlgaros en el Extranjero y las sedes de otros organismos estatales. En el medio como un oasis se encuentra La Rotonda, erigida entre restos de paredes y calles de la antigua Serdica.

LA ROTONDA “SVETI GUEORGUI”

Rotonda Sveti Gueorgui

La Iglesia de la Rotonda “Sveti Georgi ”es el monumento arquitectónico más antiguo de Sofía y el único edificio en la ciudad de la época romana que se conserva hasta con el techo intacto. Su aparición coincide con los años de gran prosperidad de Serdica, como una de las ciudades romanas más grandes y significativas en la Península Balcánica.

Desde su construcción  el edificio fue designado al culto. La Rotonda data de principios del siglo IV, la época del emperador Constantino el Grande (306-337), que residió repetidamente en Serdica. A él se adjudica la frase “Serdica es mi Roma”.

Rotonda Sveti Gueorgui

Después que en el año 313 el emperador Constantino el Grande declaró al cristianismo una religión permitida en el Imperio Romano, la Rotonda se convirtió en un baptisterio donde se llevaban a cabo los bautismos cristianos en masa.

En el siglo VI durante el gobierno del emperador Justiniano el Grande (527-565) La Rotonda del baptisterio se convirtió en iglesia. La primera pintura antigua data de esa época. De la misma época se supone que la iglesia lleva el nombre de San Jorge el Gran Mártir que sufrió en Asia Menor en el siglo III.   

Después de la caída de Bulgaria bajo el yugo otomano, en la época del sultán Salim I (1512-1520), La Rotonda se convirtió en una mezquita llamada Gul-jamasi. Los murales se borraron con yeso blanco y se pintaron con motivos vegetales.

Después de la liberación de Bulgaria del dominio otomano (1878), La Rotonda fue abandonada y descuidada. No fue hasta la muerte (1893) de Alexander Battenberg, el primer príncipe soberano del recién liberado Estado, que se adaptó como mausoleo temporal, en el que se colocaron sus restos hasta que fueron trasladados a un mausoleo especialmente construido en 1898.

En 1915, La Rotonda se despejó de todo lo que se le añadió cuando se convirtió en mezquita, se demolió el minarete, se limpió el yeso interior y se descubrió una pintura medieval de tres capas.

 Después de la restauración de la Iglesia, se restableció el culto diario y, además de ser un monumento de arte cristiano que da testimonio de la permanencia de la Iglesia de Cristo, la Rotonda aún cumplía su función más importante, para lo cual fue construida hace 1600 años: llevar a la gente a Dios.

Rotonda Sveti Gueorgui

Hoy en la Iglesia se realiza diariamente el culto ortodoxo, en el antiguo idioma litúrgico de los eslavos ortodoxos – eslavo eclesiástico, y los cantos sobre la característica de la antigua iglesia ortodoxa – canto de la iglesia oriental, también conocida como música bizantina-.

Salimos de La Rotonda y doblamos a la izquierda otra vez por la calle Saborna. En Sofía todo queda cerca. Una cuadra y media y entramos en el Jardín de la Ciudad. Nuestro fin es un restaurante que está en el piso 18 del edificio del Ministerio de Transporte. Antes de llegar, nos encontramos con el magnífico edificio del Teatro Nacional búlgaro que lleva el nombre del Patriarca de la literatura búlgara Ivan Vazov.

TEATRO NACIONAL “IVAN VAZOV”

Teatro Nacional Ivan Vazov

El Teatro Nacional Ivan Vazov se encuentra en su edificio actual desde 1907. Es obra de los arquitectos austríacos Hermann Helmer y Ferdinand Fellner. Eran extremadamente famosos en ese momento y diseñaron teatros nacionales en Hungría, Croacia, Eslovaquia, Rumania y una serie de otras óperas y teatros en Austria y Alemania. Su proyecto de Sofía impresiona como una de sus obras más interesantes.

La inauguración tuvo lugar el 3 de enero de 1907 y, a principios de siglo, los edificios más grandes de Sofía eran el teatro y la imprenta. Se escribió una obra especialmente para la inauguración, y en la celebración estuvo presente toda la élite capitalina.  

Los estudiantes que no estaban invitados al evento organizaron una demostración y abuchearon a la  familia principesca. Por esto se decidió cerrar la Universidad de Sofía durante seis meses.

En el escenario de “Ivan Vazov” actuaron todos los actores búlgaros de renombre. Entre ellos Adriana Budevska y Hristo Ganchev. Con orgullo decimos que sus únicos nietos que nacieron y viven en la Argentina –Guillermo Ganchev y Adriana Ganchev- integran el grupo de los fundadores de la Fundación Argentino Búlgara (FAB) a la que también pertenecemos las dos humildes servidoras de esta página, que también representa la Fundación.

En el año 1923 se produjo un incendio que destruyó casi todo el edificio y solo se conservó la fachada. La reconstrucción fue completada seis años después por el alemán Martin Dulfer y el búlgaro Kiril Chaparov. Se construyó  el edificio que conocemos hoy. La diferencia con el original está en el escenario, donde cada metro cuadrado es móvil, considerada una tecnología revolucionaria para su época.

Teatro Nacional Ivan Vazov

El bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial destruyó partes del edificio y en el año 1945 fue reconstruido. En 1975 se realizó una restauración completa y se construyó un escenario de cámara. Curiosamente, el escenario en cuestión está construido sobre un río subterráneo.

Hoy en día, el Teatro Nacional “Ivan Vazov” está bien equipado técnicamente y tiene tres escenarios: uno grande, con 750 asientos, una cámara con 120 y un escenario en el cuarto piso, con 70 asientos.

Teatro Nacional Ivan Vazov

A la derecha del edificio del Teatro Nacional, casi en la esquina se encuentra el restaurante del piso 18 donde hemos reservado una mesa para almorzar. No nos tientan ni las cien variedades de vino producto de las 30 mejores bodegas búlgaras, ni los platos del chef elaborados con productos orgánicos, especialmente para este establecimiento, sino la posibilidad de disfrutar de la ciudad y las montañas alrededor desde un piso alto en el centro. Nuestro viaje en la época de pandemia es imaginario, imaginarias son las fotos que sacamos y las ricas comidas que comimos.

Salimos del restaurante y empezamos caminar por la calle “Diakon Ignatii”, pasamos otra vez enfrente del Teatro Nacional, Cruzamos la calle “Slavianska”. Ahí está el Ministerio de Justicia donde se reciben todas las solicitudes de ciudadanía búlgara, entre ellas las tramitadas a través de la Embajada en Buenos Aires que envían los descendientes de búlgaros de la Argentina.

Nosotras vamos a caminar un poco más para pisar los adoquines amarillos tan característicos para la Capital búlgara. La avenida se llama “Tsar Osvoboditel” (Rey Libertador) popularmente llamada Tsaryá. No podes estar en Sofia  y omitir este paseo.

Tengan en cuenta que en los días de lluvia se hace bastante resbaladiza. Tampoco son muy apropiadas para zapatos de taco alto. Por suerte hoy tenemos un agradable sol de los últimos días de agosto. Millones de personas han caminado por los adoquines amarillos,  pero ¿cuanto de ellos saben de donde vinieron estas piedras raras?. Se colocaron en los años 1907-1908.

El alcalde de aquel entonces quería convertir a Sofía en una moderna ciudad europea. No había muchas opciones: asfalto, pavimento de piedra o de cerámica. De cerámica era caro, pero es el que más gusto. Los adoquines amarillos se fabricaron en Austria-Hungría a partir de piedra caliza marga. El material en cuestión se podía extraer en una sola mina cerca de Budapest, luego se molió hasta convertirlo en polvo y se horneó.

Los adoquines amarillos cubren casi 60.000 metros cuadrados desde el centro de Sofía. Ahí se pueden ver varios edificios de importancia:  la Asamblea Nacional, el Consejo de Ministros, el antiguo Palacio Real, el Teatro Nacional entre otros.

LA IGLESIA RUSA

Iglesia Rusa

Llegamos hasta una pequeña, pero muy hermosa iglesia de cúpulas doradas, atípicas para la arquitectura de las iglesias búlgaras y los hermosos jardines a su alrededor. Los templos de Sofía no son uno y dos, como es el caso de todas las ciudades importantes. Sin embargo, la Iglesia rusa de San Nicolás el Taumaturgo es más especial que las demás. Y la razón de esto no está solo en la impresionante arquitectura, ni en las cúpulas doradas o el siempre hermoso jardín de flores cerca de la entrada. El hecho es que no hay forma de pasar por un edificio así y no detenerse a admirar, pero hay algo más, mucho más espiritual y un poco místico.

La construcción se inició a finales del siglo XIX y se prolongó durante muchos años. Fue consagrado en 1914 en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Fue construido en un terreno de la Embajada de Rusia debido a las necesidades de los emigrantes rusos en la capital de tal templo, ya que la idea original era ser una pequeña capilla. Sin embargo, gradualmente se convirtió en el centro de una numerosa inmigración rusa. Después de 1947 pasó bajo el gobierno del Patriarcado de Moscú, como lo es hasta el día de hoy.

Los impresionantes frescos que adornan las paredes de la iglesia son obra de un equipo de artistas. Vasily Perminov fue el jefe, quien es uno de los autores de los frescos de la Catedral de Alexander Nevsky. Arquitectónicamente, vemos una combinación de elementos modernos y tradicionales con elementos rusos antiguos conservados, combinados con mosaicos rusos antiguos y tallas de madera.

Pero, ¿por qué la Iglesia rusa es tan especial?

Iglesia Rusa

En la cripta de la iglesia se encuentra la tumba del arzobispo Seraphim Sobolev o simplemente Santo Seraphim, conocido como el Trabajador de Milagros de Sofía. Llegó a Bulgaria en 1921 y se hizo famoso por su gran amor por las personas y por ayudarlas mucho. Tenía la capacidad de curar enfermedades incurables a través de la oración.

Durante su vida, Seraphim dijo: “Debemos ver a nuestros hermanos como ángeles y sus pecados como enfermedades”. Creía que una persona no se volvía mala por sus malas acciones, por lo que podía perdonar a todos.

Hay miles de historias sobre las personas a las que ayudó. También hablan de su capacidad para predecir el futuro y leer los pensamientos de los demás. El día antes de morir, le dijo a uno de los laicos: “Cuando me vaya, escríbeme cartas. Si soy bendecido con la oportunidad de encontrarme con el Señor, intercederé por ti y le pediré que te ayude”

Por eso mucha gente deposita papelito con pedidos en una urna dentro de la iglesia.

Iglesia Rusa

CLUB MILITAR CENTRAL

Club Militar

Justo enfrente de la Iglesia rusa se encuentra el imponente edificio del Club Militar Central.

Es uno de los edificios más notables de la capital. Se encuentra en el cruce de la calle Rakovski y el bulevar Tsar Osvoboditel. Lo definen como un símbolo del prestigio y la importancia nacional del ejército búlgaro en el tiempo.

El proyecto fue del arquitecto checo Adolf Vaclav Kolar. Planeaba ubicar el Club en el sitio de viejos edificios otomanos que luego se usaron para la primera escuela militar búlgara. Kolar asumió esta difícil tarea en su papel de arquitecto jefe de Sofía en ese momento. El edificio fue construido en el período 1895 – 1897.

El proyecto fue perfeccionado por el arquitecto Nikola Lazarov. En 1907 el Club estaba completamente listo. Andreas Grice de Viena se encargó de decorar las fachadas y las habitaciones.

El edificio del Club Militar está realizado íntegramente en estilo neorrenacentista. Los salones son extremadamente elegantes y están decorados con adornos en los techos, mármol, escayola, seda cara.

La sala de conciertos es de estilo barroco. La acústica en él se logra de una manera única: las columnas acústicas están integradas en las paredes. Además de sus méritos arquitectónicos, el edificio del Club Militar se convirtió en el centro de muchos eventos políticos y sociales importantes.

Hay una serie de representaciones importantes de ópera y teatro, conciertos, bailes de oficiales de élite. El edificio del Club Militar tiene tres pisos, y en el lugar central se encuentra la sala de conciertos ricamente decorada. Ofrece 450 asientos. Hay otra sala más pequeña con 150 asientos, así como una sala ceremonial, también con 150 asientos. También tiene una sala de recepción con 25 asientos, una sala de galería con 30 asientos y una sala de música con 80 asientos. Si es necesario, se utilizan ambas terrazas del club. El club cuenta con una Biblioteca del Ejército Central con más de 120.000 volúmenes.

Club Militar

ASAMBLEA NACIONAL

Asamblea Nacional

Sigamos caminando por los adoquines amarillos del Boulevard Tsar Osvoboditel y llegamos a la Plaza de la Asamblea Nacional. A la izquierda está el edificio de la Asamblea Nacional en Sofía,  uno de los primeros edificios públicos construidos después de la Liberación en la nueva capital búlgara.

La decisión del gobierno de construir el actual edificio de la Asamblea Nacional se tomó el 4 de febrero de 1884. El proyecto del edificio de la Asamblea Nacional en Sofía fue realizado por el arquitecto Konstantin Jovanovic. Estudió en Austria y Suiza y luego diseñó el edificio de la Asamblea en Belgrado (1891-1892).

La primera piedra de la Asamblea Nacional se colocó el 4 de junio de 1884 y el edificio fue consagrado solemnemente el 25 de noviembre del mismo año.

El 28 de mayo de 1885, el Parlamento búlgaro se sentó en este edificio.

En 1896-1899 se construyó una extensión de dos pisos en el lado norte según un proyecto del arquitecto Yordan Milanov. En 1925, se agregó la última extensión norte de tres pisos, diseñada por el arquitecto Pencho Koychev, que aún domina la plaza Alexander Nevsky.

Su estilo es neorrenacentista, un estilo arquitectónico y artístico en el arte del siglo XIX que utiliza formas del Renacimiento y los logros del arte italiano del siglo XVI. En la fachada se lee: ” La unión hace la fuerza ”, parte del emblema nacional de Bulgaria. El edificio es un monumento cultural histórico, arquitectónico y artístico de importancia nacional.

MONUMENTO DE “TSAR LIBERTADOR”

Monumento Tsar Osvoboditel

En el medio de la Plaza de la Asamblea Nacional se ubica el monumento del Rey Libertador.

“Tsar Libertador” es el apodo de Alexander Nikolaievich Romanov, Emperador de Rusia, Zar de Polonia y Gran Duque de Finlandia (1855-1881). Alejandro II es conocido por las reformas que llevó a cabo en la sociedad rusa, buscando romper los principios conservadores en los que se basó el gobierno de su padre Nicolás I. El objetivo principal de sus reformas era modernizar Rusia y devolver su prestigio como una de las grandes potencias. La abolición de la servidumbre le dio a Alejandro II el sobrenombre de “Zar Libertador”.

Monumento Tsar Osvoboditel

Alejandro II prestó especial atención a la cuestión oriental y, en particular, al fortalecimiento de la influencia rusa en los Balcanes. Esta es la razón por la que el emperador decidió otra guerra con el Imperio Otomano (1877-1878). Fue ésta guerra la que se convirtió en la Guerra de Liberación de Bulgaria, que merecidamente emergió de ella como un Estado autónomo, y el Tratado de Paz de San Stefano (19 de febrero de 1878) fortaleció la fuerte posición de Rusia en Europa.

El monumento “Zar Libertador” es uno de los más impresionantes y artísticamente realizados de la ciudad de Sofía. Fue erigido en honor a la liberación de Bulgaria del dominio otomano y es un símbolo de la libertad búlgara y la gratitud de los búlgaros al pueblo ruso en la persona de Alejandro II.

La iniciativa para la construcción del monumento pertenece a la Organización de Voluntarios de Sofía. Formó un Comité de Defensoría Suprema – Voluntarios (VPOK) presidido por Stoyan Zaimov con el fin de recaudar fondos, seleccionar un sitio y otras actividades relacionadas con el monumento.

El príncipe Ferdinando fue elegido presidente honorario. Las donaciones fueron realizadas por el príncipe, la Asamblea Nacional, la Municipalidad de Sofía y varias organizaciones públicas. Respondieron 90 escultores y artistas de Bulgaria, Francia, Italia, República Checa, Alemania, Rusia, Hungría y otros enviaron sus proyectos.

El jurado determinó como ganador al famoso escultor florentino Arnaldo Joki. El arquitecto Nikola Lazarov cooperó en el diseño arquitectónico del monumento. La ingeniería y la implementación técnica estuvieron a cargo del ingeniero Hristo Stanishev, Nikola Dishkov y Vatslav Batek.

La primera piedra del monumento se colocó el 23 de abril de 1901 y la gran inauguración tuvo lugar el 30 de agosto de 1907 en presencia de participantes en la guerra.

Monumento Tsar Osvoboditel

El monumento es un pedestal de granito negro pulido, sobre el cual se eleva una monumental estatua ecuestre de Alejandro II. El monumento tiene 12 metros de altura y solo la estatua, 4,5 metros.

Debajo de la cornisa de granito hay un grupo de bronce de aspirantes a voluntarios búlgaros y soldados rusos, encabezados por la diosa de la victoria Nike, rodeados por el príncipe Nikolai Nikolaevich, el conde Ignatiev y los generales Gurko y Skobelev.

Escenas de la batalla de Stara Zagora, la firma del armisticio en San Stefano y la apertura de la Asamblea Constituyente se encuentran en tres de los lados del monumento. Hay muchas imágenes auténticas en los relieves: de Slaveykov, Zaimov, Vazov, Stambolov y otros defensores de la Bulgaria libre.

La parte frontal del monumento está coronada con una corona de laurel de bronce y la inscripción “Tsar Libertador, Bulgaria agradecida”.

CATEDRAL “ALEJANDRO NEVSKI

Caminamos por la calle :15 de noviembre”, corta y estrecha al lado del edificio de la Asamblea Nacional y llegamos  a otra imponente plaza – la del templo de “Alejandro Nevski”.

En el medio se eleva la Catedral de San Alejandro Nevsky que  se considera un símbolo de la capital búlgara. Se encuentra en el centro de Sofía, en el punto más alto, y el reflejo de sus cúpulas doradas atrae la atención a kilómetros de distancia.

El templo, igual que el monumento que recién apreciamos,fue construido en honor al emperador ruso Alejandro II. Santo Alejandro Nevsky, que da nombre a la Catedral, fue un príncipe ruso (1220-1263), un gran general y diplomático.

Catedral Alejandro Nevski

La Iglesia fue construida por sugerencia del político y personaje público búlgaro Petko Karavelov (1843-1903). Inicialmente se decidió construirlo en Tarnovo, pero el príncipe búlgaro Battenberg (gobernó entre 1879 y 1886) insistió que tenía que en estar en Sofía.

Una parte de los fondos para la construcción del templo proviene del presupuesto estatal, otra de donaciones de ciudadanos prominentes, incluido el Príncipe Battenberg, quien donó la cantidad de 6.000 levas de oro.

La primera piedra se colocó el 19 de febrero de 1882, pero la construcción comenzó más tarde, en 1904. El templo se terminó recién en 1912 y fue consagrado en 1924.

El edificio tiene una superficie de 3170 metros cuadrados y tiene capacidad para 5.000 personas. Todo está revestido con piedra blanca de Vratsa y las puertas de entrada están hechas de roble de Eslavonia. Las cúpulas del templo son doradas. El campanario se eleva a una altura de 53 metros y tiene 12 campanas, la más grande pesa 12 toneladas y la más pequeña, 10 kilos. El repiqueteo de las campanas se escucha en un radio de 1 kilómetros.

Entramos en el interior del templo.  Es único: impresiona por su magnífica decoración de mármol, con frescos y 82 íconos de artistas búlgaros, rusos y checos. Los más interesantes son el iconostasio de mármol, el trono real y patriarcal y el púlpito. Otra pieza de gran valor es el panel de mosaico con el rey Ferdinando (gobernó entre 1887 y 1918) y la reina Leonor. Hoy,  el templo St. Alejandro Nevsky es la segunda catedral ortodoxa más grande de los Balcanes.

La Catedral Alejandro Nevski

Como monumento, la Iglesia no tiene parroquia y, aparte del culto público diario, dominical y festivo, aquí no se realizan bautismos, bodas y funerales, con algunas excepciones: la boda del zar Boris III (reinó de 1918 a 1943) en 1930 con la princesa. Giovanna de Saboya, su funeral en 1943, así como el funeral del Patriarca Kiril en 1971 y el gran cantante de ópera Boris Hristov en 1993.

Antes de abandonar la iglesia, prendimos velitas para que nuestros queridos difuntos descansen en paz y otras para todos nosotros y nuestras familias que estamos vivos.

Catedral Alejandro Nevski

En el sótano del templo se encuentra la Cripta, con una colección de íconos, donde se pueden ver obras maestras de la pintura de íconos. Ahí vamos. Está abierta para el público de 10:00 a 18:00 horas de martes a domingo. La entrada es de 6 levas, pero para nosotras como jubiladas pagamos 2 levas.

BASÍLICA DE SANTA SOFIA

Casi al frente de la entrada principal del templo Alejandro Nevski, -los separa solo un espacio verde-, se encuentra la Iglesia de Santa Sofía que da el nombre de la capital búlgara. Es uno de los primeros monumentos cristianos de los Balcanes. La iglesia atrae a miles de visitantes con su antiguo estilo bizantino.

El majestuoso templo fue construido sobre un antiguo teatro romano, lo que supuso un verdadero atractivo para la población. Hubo actuaciones sangrientas en las que los cristianos se enfrentaron en batalla contra fuertes gladiadores o animales salvajes. Posteriormente, en este lugar se construyeron varias iglesias, sobre cuyos cimientos se levanta la actual iglesia de Santa Sofía. Traducido, su nombre significa “Sabiduría de Dios”.

Sveta Sofia

Durante el dominio otomano, el templo se convirtió en mezquita. Los frescos fueron destruidos y se construyeron minaretes. Sin embargo, después de los siguientes dos terremotos, uno de los minaretes fue destruido y la mezquita fue abandonada. Después de la Liberación de Bulgaria, la iglesia fue restaurada y recuperó el estatus de iglesia cristiana.

La Basílica de Santa Sofía está construida sobre la necrópolis oriental de Serdica, necrópolis que apareció en el siglo II, se utilizó con mayor intensidad en el siglo III y hasta mediados del siglo VI fue creciendo continuamente.

Al principio, las primeras tumbas cristianas estaban lejos de las murallas de la ciudad, y luego todos buscaron un lugar de entierro cerca de la iglesia del cementerio. En el siglo IV, Santa Sofía se convirtió en un atractivo centro de sepulterios que hoy se pueden ver en el subsuelo de la Basílica, con la apariencia de tumbas más antiguas que nuevas.

Caminando en este nivel arqueológico subterráneo, expuesto de una manera única y moderna, combinando fortificaciones modernas con lápidas totalmente conservadas y expuestas, retrocederá en el tiempo. Es bastante emocionante.

Cripta en Sveta Sofia

Hay gran variedad: tumbas con alero, fosas, tumbas con revestimiento de piedra, tumbas de mampostería, sarcófagos de piedra, tumbas de dos y múltiples cámaras, así como las típicas tumbas de mampostería de la Antigüedad tardía con bóveda semicilíndrica.

 En una de las salas hay un multimedia instalado, que proyecta una película sobre la historia y desarrollo de Serdica a lo largo de los siglos. La miramos con mucho interés. Pagamos la entrada de 6 levas para entrar en este sótano, no hay descuento para jubilados, pero vale la pena entrar. Es una sensación única, fascinante.

Lo más curioso es la tumba de Honorio. Está fechada en el siglo V-VI, y esto lo confirma una moneda encontrada de la época  del emperador Justino I.

La tumba es de ladrillo con bóveda semicilíndrica. Pero definitivamente lo más impresionante es la inscripción en latín, que deja claro de quién es la tumba.

“Honorio, siervo de Cristo (Dios), gloria del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

Otra tumba extremadamente impresionante pertenece a la época de Honorio: tiene dos cámaras, al final del cual se ve claramente un mosaico de piso multicolor, y justo encima de él en una de las paredes hay rastros visibles de frescos (imágenes humanas):

Hoy la iglesia de Santa Sofía es uno de los mayores símbolos de la capital. ¡El templo es antiguo y eterno, como la ciudad misma!

Monumento al Soldado Desconocido

Junto a su lado sur se encuentra el Monumento al Guerrero Desconocido con Fuego Eterno. Se trajo suelo de todo el país para su construcción. Cerca de la Iglesia, bajo un sauce llorón, descansa el patriarca de la literatura búlgara Ivan Vazov.

MONUMENTO DE VASIL LEVSKI

Monumento Vasil Levski

Salimos todavía impresionadas de tantas tumbas juntas y caminamos hacia el monumento de Vasil Levski. En Sofia todo es cerca: dos cuadras por la calle Moscovska y ya estamos en un trágico lugar.

En el lejano año 1873 este lugar quedaba afuera de la ciudad. Hoy es pleno centro. Ahí fue ahorcado el máximo héroe del pueblo búlgaro: Vasil Levski.

El monumento que se encuentra en esta plaza es uno de los primeros monumentos construidos en Sofía después de la Liberación de Bulgaria. Su autor es Adolf Vaclav Kolar (1841-19009, el primer arquitecto de la ciudad de Sofía. Fue inaugurado en octubre de 1895.

Los fondos para la construcción del monumento se recaudaron a través de donaciones voluntarias de ciudadanos y municipios de todo el país. La construcción de granito gris de Boyana es obra del cantero italiano Abramo Perucetti. El medallón con el retrato en relieve del Apóstol fue diseñado por el escultor vienés Rudolf von Weir, y los candelabros y cadenas alrededor del monumento – por la compañía vienesa “Rudolf Philipp Waagner”.

Una vez finalizado, el monumento consta de una pirámide irregular de cuatro paredes, sobre la que se eleva una pirámide truncada de granito. Tiene unos 13 metros de altura y sus cuatro lados están ricamente decorados con diversas esculturas de piedra. El estilo del monumento es “renacentista”.

Vaclav Kolar, checo de nacionalidad, es reconocido como uno de los arquitectos extranjeros más talentosos de aquella época, que dejó obras maestras en la capital búlgara como el edificio de la Academia Militar y el Club Militar.

Las inscripciones en los cuatro lados del monumento dicen:

– Lado oeste: “Al gran apóstol búlgaro de la libertad Vasil Levski, la patria agradecida”.

– Lado norte: “Nacido el 6 de julio de 1837 en Karlovo, murió como mártir el 6 de febrero de 1873 en Sofía”.

– Lado este: “Gran inauguración el 22 de octubre de 1895”.

– Lado sur: “Después de 12 años de predicar al pueblo la lucha por la libertad, Levski, herido y capturado en Kakrin Khan, fue arrojado al calabozo de Sofía y colgado aquí, en este lugar”.

Monumento a Vasil Levski

En octubre de 2013, ocho grifos fueron robados del monumento. Posteriormente, uno de ellos fue devuelto al Museo Nacional de Historia por un empresario nativo, quien lo compró por una gran suma.

En febrero de 2014, todos los grifos fueron restaurados con otros nuevos por el famoso escultor búlgaro Marin Markov, utilizando dibujos únicos de finales del siglo XIX, y el monumento brilla en todo su esplendor.

En la Argentina tenemos dos monumentos de Vasil Levski: uno en la Capital, cerca de la embajada búlgara y el otro en la ciudad de Las Breñas, donde la colectividad búlgara  lleva su nombre. Siempre es emocionante cuando nos juntamos para depositar ofrendas florales y conmemorar este gran hijo del pueblo búlgaro. Acá la sensación es profunda. Inclinamos las cabezas en silencio. Pasaron casi 150 años de su muerte y lo seguimos llorando.

BIBLIOTECA NACIONAL

Biblioteca Nacional

El tiempo corre. Hoy fue un dia muy apropiado para caminar porque la temperatura llegó a las 24 grados. Pero ahora se ven algunas nubes, la temperatura está bajando y en cualquier momento se larga un chaparrón. La idea es caminar en frente de la Biblioteca Nacional y el edificio  de la Universidad “Kliment Ohridski”. Pero las piernas se resienten, aunque ya hemos pasado los adoquines amarillos. Tomamos el trolebús Nº 2 . Del lado izquierdo está la Biblioteca Nacional.

La Biblioteca Nacional de la República de Bulgaria es la más grande del país y el instituto cultural más antiguo de la Bulgaria posterior a la Liberación. Fue creada en 1879 sobre la idea del maestro de Sofía Mihail Bobotinov.

La construcción del edificio comenzó en 1939, pero fue destruida durante el bombardeo de 1944. El edificio actual fue inaugurado en 1953. La decoración de la fachada es obra del escultor Mihailo Parashchuk.

Biblioteca Nacional

En el jardín frente a la Biblioteca se construyó un majestuoso monumento a los hermanos Cirilo y Metodio, creadores de la escritura eslava.

La gran cantidad de colecciones extremadamente valiosas y diversas de la Biblioteca Nacional “San Cirilo y Metodio”, que incluyen más de 7.000.000 de volúmenes, la convierten en el depósito literario más importante y más grande de Bulgaria, y una de las bibliotecas más importantes y ricas en los Balcanes.

Vamos a viajar cinco paradas. Primero por la avenida Vasil Levski.

UNIVERSIDAD NACIONAL

Universidad Nacional de Sofía

Seguimos dentro del trolebús. Del lado izquierdo está  el edificio de la Universidad Nacional más antigua en Bulgaria. En esta Alma mater pase mis años de estudios y me gradué.

Construir una universidad nacional ha sido un sueño de los búlgaros desde el Renacimiento. Unos de los búlgaros más ricos en los años posteriores de la Liberación del yugo otomano – los hermanos Evlogi y Hristo Gueorgievi donaron dinero para la implementación de este sueño.

El 1 de octubre de 1888 se inauguró la primera universidad del país. El edificio de hoy, emblemático de Sofía, fue construido en un tiempo largo y dolorosamente. El arquitecto francés Henri Branson ganó el concurso para el diseño de la Universidad en 1906. Imaginó un conjunto espectacular de una docena de edificios que se extendían hasta la Biblioteca Nacional actual. Nunca se materializó debido a dificultades financieras.

Interior de la Universidad Nacional de Sofía

El proyecto fue rediseñado por el arquitecto Yordan Milanov y después de una serie de vicisitudes para la construcción, la universidad se completó en 1934. Desde entonces se han agregado varias veces y en su forma actual desde 1985.

En los 65 auditorios de la Universidad de Sofía “Santo Kliment Ohridski ”han pasado los más grandes científicos e intelectuales de Bulgaria. Por eso, más importante que el edificio en sí, es su presencia espiritual en el centro de Sofía.

El trolebús sigue su camino por el Boulevard Vasil Levski. Sentimos las primeras gotas de lluvia. Cruzamos el boulevard Tsar Osvoboditel. A la izquierda se encuentra el Jardín del príncipe Boris y en el monumento al ejército soviético. Fue construido en 1954 por el equipo de arquitecto Danko Mitov.

El monumento es una pirámide truncada de 37 metros de altura sobre la que se coloca una composición escultórica de ocho metros de altura, compuesta por figuras de un trabajador búlgaro, un soldado soviético y una madre con un hijo. La composición está hecha por Vaska Emanuilova y Mara Georgieva.

Hay más composiciones alrededor del monumento. La composición “Octubre de 1917”, del Prof. Lyubomir Dalchev, se encuentra en la parte oriental. La composición “The Tile”, de Petar Doichinov, está en la parte sur. La Gran Guerra Patriótica de la Unión Soviética se encuentra en la parte occidental del monumento y es obra del equipo de Vasil Zidarov. Hay muchas disputas si dejar o quitar este monumento, pero no vamos entrar en disputas políticas. Nuestro fin principal es mostrar la historia, la cultura y las tradiciones búlgaras.

A la derecha pasamos en frente del mausoleo de Alejandro Batenberg. Ahí volveremos en los próximos días.

El trolebús Nº 2 sigue su ruta. Donde se cruzan las avenidas Vasil Levski, Patriarj Evtimii o simplemente Patriarja y la calle Graf Ignatiev, para los nativos simplemente Grafa, se encuentra un lugar muy emblemático de la capital búlgara: Popa. (el cura). Su sobrenombre viene del monumento de Patriarca Evtimii, el último antes de la caída bajo el imperio otomano. Durante generaciones “popa” es lugar de encuentro de la gente joven. Lo sigue siendo y ahora. Cuántos noviazgos han prosperado bajo la atenta mirada de popa.

Popa, un lugar de encuentro

El trolebús dobla por la avenida Patriarj Evtimii y en la cruce con Vitoshka bajamos. Caminamos rápidamente 400 metros por el parque del Palacio Nacional de Cultura y llegamos a nuestra “casa”, antes de que largue la lluvia con todo.

Sin fuerza caemos en el sofá del living. Menos mal que compramos bastante queso y fiambre. Porque es imposible salir, caminar e ir a cenar. Ni siquiera preparar algo en la cocina del departamento. Descorchamos una botella de Cabernet. En Bulgaria se producen muy buenos vinos a nivel mundial. Con las copas en la mano, la picada que preparamos nos sentamos en el balcón. Enfrente está el Palacio de Cultura bien iluminado. Abajo la vida nocturna está en su apogeo. Mañana es otro día. ¿Qué nos prepara?

Texto: Ruzhka Nicolova