El 2 de marzo último, Stoyan Mihaylov –el recién nombrado embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Bulgaria en