Hristo Botev ¡Vive, no muere! Yace y gime allí en el monte, ensangrentado, con mala herida en el pecho un